Colombia: lejos de eliminar la violencia contra la mujer.

Artículos

En el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer hay razones para sentir vergüenza en Colombia: Medicina Legal registra 35.894 casos de violencia de pareja contra las mujeres entre enero y octubre del 2018: 3.589 cada mes, y entre 119 y 120 al día.

 

Y por desgracia, la capital del país encabeza la lista de las ciudades donde las parejas más se ensañan contra las mujeres con 8.787 casos, es decir, el 25 por ciento de las agresiones ocurridas en todo el país. Son 878 casos mensuales, en promedio 29 al día. Son cifras escabrosas para Bogotá.

 

Y junto con la violencia de pareja, el delito sexual contra las mujeres no cesa.

 

En los primeros 10 meses del 2018 Medicina Legal realizó 19.193 exámenes de casos que llegaron a la justicia y de ellos, 16.685 fueron contra menores de edad.

 

Y aberrante es el hecho que en 5.973 de los casos las víctimas fueron niñas de 6 a 11 años y en 2.684 pequeñas desde recién nacidas hasta los 5 años. ¡Es un horror!

 

Es decir, el 45 por ciento de las víctimas de abuso sexual fueron niñas menores de 11 años. Y en el 87 por ciento de los casos el abuso sexual se cometió contra mujeres menores de 17 años.

 

Bogotá ha puesto en lo que va del año la mayoría de los casos de abuso sexual con el 15,8 por ciento con un total de 3.039 denuncias.

 

He insistido desde mi condición de concejal, diariamente, sobre la violación a los derechos humanos de la mujer, y las respuestas obtenidas no son nada optimistas, a pesar del esfuerzo de defender a las mujeres que quedan atrapadas en medio de mentes desquiciadas, con un problema que he calificado como de salud mental.

 

Personalmente le solicité en las últimas semanas a la Ministra de Justicia, Gloria María Borrero Restrepo, que se declare una emergencia nacional ante tantas muertes, atropellos y violación de los derechos de las mujeres.

 

Le he señalado a la Ministra que el tema amerita una declaratoria de emergencia nacional. He insistido en que no están funcionando los protocolos de atención, a las mujeres se las está revictimizando y hay absoluta impunidad en los asesinatos, aún en las oportunidades en que se conoce al agresor.

 

La emergencia nacional es necesaria porque en la mayoría de los casos el agresor es el mismo: su pareja o expareja, y los casos ocurren en la casa, dentro de los hogares, donde las están violentando, porque ciertos hombres, cegados por el machismo cultural que tenemos, cuando las mujeres deciden abandonarlos, por violencia o porque se cansaron, o por la razón que sea, las están asesinando.

 

El homicidio contra las mujeres va en aumento en el país que pasó de 758 casos entre enero y octubre del 2017 a 796 en el mismo periodo del 2018, con un incremento de 38 casos. En Bogotá disminuyó al pasar de 94 casos en el 2017 a 79 en el 2018, es decir, 15 asesinatos menos hasta hoy.

 

Después de analizar este panorama, es evidente que hay que reconocer que Colombia está lejos de cumplir las metas de eliminar las violencias contra las mujeres, pero avanza en la medida en que muchas voces se levantan para enfrentar la impunidad de la que han disfrutado históricamente los perpetradores, mientras las víctimas han vivido en el silencio, la estigmatización y la vergüenza.

 

En esta realidad penosa que vive la mujer, cuando sobrevive a la muerte, tiene que enfrentarse a sus propias afectaciones: físicas, sexuales, maltrato psicológico, violación conyugal, acoso, abuso sexual infantil, acecho, trata, esclavitud, explotación sexual y feminicidio.

 

#NoSeamosPresasdelaViolencia mujeres. Rompamos este ciclo violento y erradiquemos el silencio para que sus voces se escuchen y los maltratadores y violadores queden al descubierto.

Post a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*