El San Juan de Dios pasará de ser un sueño a una realidad para la salud

Artículos

No podemos seguir viviendo de la nostalgia, al hospital San Juan de Dios debemos recuperarlo con acciones concretas, y aprobar el uso de dineros por vigencias futuras por 431.669 millones de pesos para poder planificar las obras.

Así lo entendió la comisión de Hacienda al aprobar este proyecto con 9 votos a favor de que este hospital salga de su postración, olvido y dejación en que ha estado durante más de 15 años, sin prestar ningún servicio ni atención. Abandonado.

Tenemos que dejar claro lo que busca la administración distrital con estas vigencias futuras que pide: 84.000 metros cuadrados que comprenden el hospital Santa Clara y un Centro de Atención Prioritaria en Salud (CAPS), donde habrá 46 consultorios y atención en 27 especialidades. La obra total costará 507.000 millones de pesos.

Contará con siete salas de cirugía y le aportará a la ciudad 312 camas nuevas, distribuidas en 136 para medicina interna y 119 para cirugía, además de 35 para cuidados intensivos de adultos y 22 para cuidados intermedios para adultos. Es una inversión que también garantizará 50 camillas de urgencia.

Serán 360.000 usuarios de las localidades de San Cristóbal, Rafael Uribe Uribe, Santa Fe, Antonio Nariño, Los Mártires y La Candelaria.

El Concejo debe ser claro en lo que está aproando: las vigencias futuras, no el tipo de contratación que hará. Se de debe vigilar y hacer control político de cómo se invierten esos recursos, pero la potestad de definir el modelo de contratación para recuperar el San Juan de Dios es de la administración, que debe responder por las decisiones que tome.

Al aprobar las vigencias futuras no estamos aprobando si se hace por el sistema de Alianza Pública Privada (APP), por licitación o por convenios. Esa es una potestad de las secretarías de Salud y Hacienda y de la ERU que es la dueña de los predios del San Juan de Dios.

Con todo respeto, del San Juan de Dios hoy solo existe el nombre, la nostalgia de lo que fue por haber sido epicentro para la salud o referente de atención para los más pobres, y no podemos seguir vendiendo esperanzas a la gente, cuando sedes como la del hospital Santa Clara reclaman acciones estructurales de fondo porque no cumple ni siquiera con las normas de sismoresistencia.

Fueron muchas las promesas incumplidas de los nostálgicos del poder frente al San Juan de Dios, que hoy no existe. Ruedas de prensa para los titulares y de acciones, poco.

Lo que sí es cierto es que en el San Juan de Dios hay un foco de infecciones que se debe eliminar, hay que limpiar. Y nos tenemos que desprender de la nostalgia y pensar hacia adelante. Y no se puede olvidar que del San Juan de Dios se han aprovechado muchos, incluso algunos trabajadores que se quedaron a vivir y alquilaban canchas para hacer grandes fiestas.

Tenemos que adoptar las decisiones que nos corresponden para que el San Juan de Dios deje de ser un sueño, un anhelo, y se convierta en una realidad.

1 Comment

  1. Darell marzo 7, 2019 12:19 am

    Hi there! Such a wonderful short article, thanks!

Post a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*