Avanza estrategia de recuperación de habitante de calle

Artículos

Después de diez años por fin logramos tener una medición técnica de los habitantes de calle, que además permitió confirmar que las acciones de la alcaldía de Enrique Peñalosa han contribuido a enfrentar el fenómeno.

Quiero recordar que el censo que veníamos manejando se aplicó en el 2009, se procesó en el 2010 y se hizo público en el 2011. Es decir, las cifras tenían una década de desactualización.
Pero qué significan que las mediciones que acaba de hacer la Secretaría de Integración Social con el apoyo del Dane muestren que hay 9.538 personas habitando en la calle, cuando hace una década hablamos de 9.600.
En primer lugar, implica que, aunque la población ha crecido, los habitantes de calle se han mantenido estables, pero claro, hay que recordar que es una población nómada, que se mueve no solo entre localidades sino entre ciudades, así que no se trata de la misma población. Pero preocupa la juventud.
La cuarta parte de los habitantes de calle censados (25 %) corresponde a jóvenes entre 18 y 28 años. Si comparamos esas edades con el tiempo promedio que llevan deambulando por las vías, que son 13,7 años, podremos comprobar que la habitabilidad en calle está comenzando en la niñez y en la adolescencia.
El 33 por ciento de los habitantes de calle respondieron a los encuestadores que el principal motivo para estar en la calle sean los conflictos familiares y el 38 por ciento el consumo de sustancias psicoactivas. Eso nos debe llevar a reflexionar sobre la importancia de la prevención desde la familia.
Todos sabemos que, por decisión de la Corte Constitucional, las entidades públicas no pueden obligar a las personas a recibir atención para rehabilitarse del problema de adicción a las drogas, y por eso el manejo del tema debe comenzar en el núcleo familiar.
Quiero resaltar el trabajo que ha hecho la alcaldía de Enrique Peñalosa en sus dos primeros años de gobierno por esta población. En el 2017, por ejemplo, atendieron a 11.487. Eso muestra la movilidad de la población, pues es un número superior a los censados recientemente.
En el 2017 también se pusieron al servicio de los habitantes de calle 2.781 cupos en 15 centros de atención y ahora están en preparación otros cinco puntos, que incluirán uno para atención especializada para adultos mayores, otro para mujeres y uno más para población con mascotas.
A pesar de las limitaciones que produce el fallo de la Corte Constitucional que impide llevarlos su permiso a tratamiento, entre junio del 2016 y diciembre del 2017, 2.125 habitantes de calle comenzaron procesos de superación de la habitabilidad en calle y hoy el 19 por ciento logró finalizar y salir de la calle.
Todo este trabajo comienza con la labor de 700 ángeles azules, servidores que van de calle en calle, acercándose a ellos y tratando de convencerlos de acudir a los centros de atención.
Los bogotanos no podemos ignorar que los habitantes de calle salen de las familias. El censo reveló que el 58 por ciento de quienes están en la calle nació en la capital y un dato que llama la atención: el 93,4% tiene un documento de identificación (registro civil, cédula de ciudadanía, tarjeta de identidad o cédula de extranjería).

Post a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*